Cuando dejo a mi hijo aquí, tengo la sensación que lo dejo en la casa de un familiar. El se siente super querido, yo lo noto, se queda con muchas ganas, el lugar es muy acogedor, hacen trabajos muy variados y lo que mas me gusta es que durante el dia me mandan fotitos para ver que esta haciendo (eso me encanta!).
Es super central y facil de encontrar y con suficiente espacio para estacionar tambien.
Realmente lo recomiendo