Nuestro hijo ha pasado por diversos jardines del sector, con muy malas experiencias anteriores, en donde los establecimientos normalizan todos tipo de agresiones entre niños, despreocupación por parte de educadoras, gritos y castigos. Cada vez que dejaba a mi hijo se ponía llorar porque no quería quedarse.
hasta que llegamos al jardín mi pequeño sueño, a mi hijo le encantó inmediatamente, no fue necesario completar la semana de adaptación. cada vez que lo dejo se va feliz, las tías son muy amorosas y preocupadas, respetan los tiempos de cada niño sin obligarlos o forzarlos .
me encanta que los niños jueguen al aire libre en el enorme patio que hay y que promueva la convivencia entre ellos. felicidades a todo el equipo